Corteza



Corteza que pesa,
te me enredas temblorosa entre los brazos
y luego el alba me sorprende encadenado a tus piernas.
Te me entierras profundo en mis poros
y yo, que hiervo, me estremezco frente a tus ojos
de piel amarrada a la dulzura.
de historias atadas a mi estatura.

Corteza de hiedra,
te me adentras en el bosque de mis celos
y derrepente me despojas de los miedos
te recorro por tu dermis vegetal
y descanso mis raices en tu espalda
de piel amarrada a la dulzura.
de historia atadas a mi locura.

1 comentario:

ENDER AGUSTIN dijo...

Este de verdad que está bueno...el tono lo uso también en mis poemas; la escritura es un trabajo arduo, de sentaderas, de borrones y de rabias infinitas...sólo así lograremos voz propia; mientras, seremos seres reproductores de las ideas ya muertas..