Ideas


Tu idea es la misma,
la misma que llevo dentro de mí.
Pero tu idea es mordaz,
la mia es para construir.
Mi idea es cubierta de sueños,
de libertades inéditas.
De niños riendo y corriendo,
detrás de la claridad.

Mi idea se funde en la piel,
la carne negra, blanca, mestiza y mulata.
Mi idea es como sangre,
da vida sin quitar esperanza
Mi idea no desune
sino que abraza a todo el que tiene frío.

Tu idea es mundana
perniciosa y suspicaz.
Tu idea busca ganancias,
se esconde detrás de la mentira,
Y no mira a quien maltrata.
Tu idea no piensa,
sólo actúa con necedad.
Se basa en gratificaciones vanas
En los hombres de poca voluntad.


Mi idea es candente
pero puede refrescar.
La tuya es tibia, sofocante y sucia.
No se detiene a razonar.
Mi idea es de amor y verdad,
del derecho fundamental.
De historias no contadas
porque algunos hombres le temen a la libertad.

Me dices que necesito pan,
que necesito abrigo.
Que me conforme con las sobras
de la propia mezquindad.
Yo te invito a labrar,
te invito a cosechar
y a alimentarte de lo que tus manos crecen y recogen,
y no de lo que algún miserable, con arrogancia, te arroja de su mesa.

1 comentario:

Brenda Ortiz Nevárez dijo...

Me identifico con la voz poética de este poema.